Recuperar la figura luego del parto

Hay mujeres para quienes ser madre hace pasar todo el resto de su vida a un segundo plano. Y otras que no ven la hora de recuperar su cuerpo y sus tiempos.



Las mujeres que pasaron por la experiencia de la maternidad suelen dividirse entre las que la recuerdan como uno de los mejores estados de su vida y aquellas que la vivieron como un "duro trance" para llegar al objetivo de ser madres. Algo así como que para las primeras el fin justifica todos los medios, mientras que las otras hubieran preferido traer hijos al mundo sin la necesidad de "relegar" su figura.


A continuación, una guía completa con las consultas más frecuentes para saber cómo recuperar la figura luego del embarazo.


Después de un embarazo, en muchos casos, el cuerpo pierde su armonía. Actualmente, existen cirugías reconstructivas y tratamientos que brindan la posibilidad de lograr un equilibrio entre salud y belleza.


Lo más común al respecto, es realizar una dermolipectomía abdominal, que tiene como objetivo eliminar el delantal dermograso originado por los cambios de peso, los embarazos o predisposiciones genéticas que favorecen la acumulación de adiposidad en la zona abdominal, mientras que al mismo tiempo, elimina el exceso de piel, controla y mejora la flaccidez y, en caso de ser necesario, se reposicionan los músculos abdominales tensándolos y dándoles firmeza".


Este tipo de tratamientos es para aquellas mujeres que quieren recuperar su silueta, lograr un abdomen plano y lucir ropa que había sido descartada hace mucho tiempo.

También, es frecuente que las mamas después del embarazo y la lactancia, queden más pequeñas, caídas y con estrías. Para esto, las opciones van desde el agregado de volumen, ya sea con implante protésico o trasplante de grasa propia, levantamiento, o plasma rico para las estrías.


Muchas mujeres consultan si ese tipo de cirugías es aconsejable realizarlas cuando toman la decisión de no tener más hijos. Dependiendo el caso y el tratamiento, se recomiendan distintos tiempos para esperar un nuevo embarazo.


Con relación a la lactancia, después de una operación de busto, se recomienda esperar seis meses para un nuevo embarazo. En lo que se refiere al implante mamario, en varios estudios realizados internacionalmente fue demostrado que se puede amamantar sin problemas después ese procedimiento. La reducción mamaria, en cambio, dependiendo de la técnica que se utilice, podría llegar a afectar la lactancia. De todas maneras, está demostrado que 3 de cada 10 mujeres tienen dificultades con la lactancia sin haber sido sometida a ninguna cirugía, con lo cual siempre hay que consultar cada caso con el especialista.


Reducción mamaria e implante de siliconas - Diferencias



La reducción mamaria implica quitar volumen de glándula o grasa y piel, por lo tanto deja cicatrices de mayor tamaño, mientras que el implante implica aumentar el volumen y en general, se puede hacer con cicatrices mínimas.


También, existe la posibilidad de aumentar el volumen y sacar piel que sobra, en el caso de las mujeres que después de dar de mamar pierden volumen quedando las mamas caídas.


Acaba con las estrías sin cirugía!


El plasma rico en plaquetas se obtiene por centrifugación diferencial de sangre autóloga, es decir, extraída del mismo paciente, al ser utilizado mediante mesoterapia (microinyecciones). Estimula la producción de colágeno, elastina y tejido epidérmico, lo que se traduce en una piel joven, tersa y de mejor calidad. Da resultados muy satisfactorios cuando se utiliza para rejuvenecimiento facial, fortalecimiento capilar, estrías o cicatrices.


La ventaja que nos ofrece este procedimiento es que es completamente natural. Se utiliza la propia sangre del paciente, resultando un tratamiento sin efectos secundarios. Con respecto a las estrías, en algunos pacientes las disimula notablemente y en otros, las hace desaparecer. Es recomendado para las estrías de color blanco.


Celulitis, gran enemiga del post parto


El embarazo es uno de los momentos de la vida de la mujer en que la odiada piel de naranja hace sus "apariciones destacadas" debido a la explosión hormonal que en este período se produce.



Aquí, los tratamientos para comenzar a combatirla durante la lactancia:

Durante ese período sólo se pueden realizar masajes reductores, drenaje linfático, mesoterapia y presoterapia.


Los masajes reductores actúan sobre el tejido conjuntivo y ayudan a mejorar la irrigación, el drenaje linfático y venoso con el objetivo de movilizar la grasa acumulada en una zona específica para moldear el cuerpo. El proceso de reducción se produce porque se liberan los ácidos grasos y toxinas acumuladas en la zona tratada. El número de sesiones depende de la patología del individuo y de cómo evoluciona el tratamiento.


Se pueden realizar en cualquier parte del cuerpo, desde la cintura, caderas, piernas, abdomen,hasta debajo de la barbilla. Algunos de los beneficios de los masajes reductores son: remueven y eliminan la grasa de los tejidos; remueven la celulitis; benefician la circulación sanguínea y linfática.


Drenaje linfático: Es una técnica de masoterapia que se engloba en el campo de la fisioterapia y en las técnicas de masaje terapéutico que se dirige a la "activación del funcionamiento del sistema linfático superficial para mejorar la eliminación de líquido intersticial y de las moléculas de gran tamaño y optimizar su evacuación".


La clave del éxito del drenaje linfático manual está en el drenaje de las proteínas de los edemas linfáticos, que hoy por hoy, no son capaces de drenarse por medios instrumentales (por ejemplo, la presoterapia, que drena sólo líquido intersticial).


Además de disminuir la celulitis, el drenaje linfático tiene efectos beneficiosos sobre: la circulación, el sistema nervioso, los músculos, la sangre, la piel, el tejido adiposo, el metabolismo y el sistema inmunitario.


Mesoterapia: consiste en la administración de pequeñas dosis de principios activos (de origen natural y sintético) en la primera capa de la dermis (la más superficial, que está justo debajo de la piel) mediante microinyecciones que no provocan ninguna molestia. Se utiliza para tratar cicatrices, celulitis, acné, psoriasis, vitíligo, pecas, flacidez, estrías, pérdida del cabello, alteración metabólica de la grasa, grasa localizada, enfermedades del sistema vascular periférico y úlcera de pierna.


Una vez que los compuestos de la mesoterapia son inyectados en la zona que circunda al tejido adiposo, se irrigan para favorecer la circulación sanguínea y linfática, además de ayudar a la liberación de toxinas. El procedimiento es rápido, sin necesidad de tiempo de recuperación, permitiendo regresar inmediatamente a la rutina habitual.



Presoterapia: Se convirtió en uno de los tratamientos más solicitados para luchar contra la celulitis, la flacidez y la retención de líquidos. Es un método terapéutico natural utilizado en fisioterapia y medicina estética que, a través de un masaje especializado, estimula la circulación mediante la aplicación de presiones sobre las distintas partes del cuerpo. Se trata de uno de los mejores métodos para librarse de la celulitis, modelar el cuerpo y eliminar toxinas.


El tratamiento se basa en la compresión segmentaria, siempre con iguales valores de presión. Este ciclo de trabajo se repite de 10 a 20 veces durante toda la sesión, y suele durar unos 30 minutos.


Las botas y la faja abarcan desde la zona abdominal. La sensación que se tiene es de una presión suave que empieza en los pies y asciende lentamente hasta el abdomen. Es un efecto semejante al drenaje linfático (que es un masaje manual).


El número de sesiones dependerá de la situación de la paciente y del criterio del profesional. Desde tres sesiones semanales al principio hasta una por semana de mantenimiento. Puede combinarse con dietas que contribuyan a la eliminación de líquidos para optimizar resultados en casos de sobrepeso.

26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo